#PrimaveraValenciana y manipulación activista

Con los recientes disturbios en Valencia se ha reactivado el movimiento activista en Internet más, incluso, que con la reciente reforma laboral. La brutalidad ejercida por la policía, la incompetencia de los mandos y la ausencia de ceses o dimisiones han caldeado las redes sociales como hace meses no ocurría. Pero esta vez ha habido mucha contaminación por parte de los propios activistas. Quizás porque los hechos no están ocurriendo en Madrid y Barcelona donde reside mucha gente que recientemente han sufrido los desmanes de las fuerzas de seguridad. Muchos de ellos están ansiosos por denunciar el estado de represión que en realidad se vive en este país. Donde el derecho a discrepar está siendo sistemáticamente atacado, tanto usando la violencia como menoscabando su ideología. Siendo constantes las manipulaciones realizadas por parte de medios de comunicación generalistas.

Es lógico que muchas de estas personas, residentes fuera de Valencia, estén ansiosas por denunciar esta situación que tan peligrosa es para nuestra “democracia”. Pero este ansia no puede justificarlo todo. Estoy viendo como, de una forma notable, se están usando imágenes de otros conflictos pasados haciéndolas pasar por actuales. Informaciones sin contrastar que son inmediatamente redifundidas en las distintas redes sociales. Datos que, cuando son descubiertos como falsos, desacreditan el resto de informaciones que sí son veraces. Lo perverso del asunto es que cuando he llamado la atención sobre dichas informaciones erróneas ciertas personas han reaccionado de una forma sorprendente. En vez de publicar una rectificación e, incluso, eliminar la información falsa; han adoptado una postura defensiva, argumentando que da igual, que los perros del estado siempre usan estas tácticas, que blablabla blablabla blablabla. Postura perjudicial para todos aquellos que pretendemos mostrar de una forma razonada y evidente la represión, impropia de un estado de derecho, que se está produciendo. Y no sólo eso, algunas personas hasta han llegado a borrar mi aclaración demostrando así que no quieren informar sino que quieren imponer su punto de vista a toda costa, cayendo así en las mismas tácticas de manipulación de las que tanto nos hemos quejado.

Lo más lamentable de todo, es que estas personas son gente comprometida que llevan protestando y luchando años para que la sociedad se dé cuenta de lo que está ocurriendo en su propio patio. No sé si esta táctica que están adoptando es fruto de la frustración, del cansancio, de esta lucha inacabable por los derechos que, en los tiempos que corren, parece que estamos perdiendo… Lo que sí sé es que es una táctica perversa que no ayuda sino que resta crédito a las denuncias reales… y es una pena que sean personas luchadoras y veteranas las que cometan tal irresponsabilidad.